abril 20, 2024

Revelan que el joven paquistaní que partió en el Titán estaba ATERRORIZADO por el viaje.

Comparte con tus amigos

La tía del joven Suleman Dawood reveló detalles sobre lo ocurrido los días anteriores a la misión que terminó en tristeza para la familia.

Suleman Dawood, paquistaní hijo del magnate empresario Shahzada Dawood, con apenas 19 años de edad partió de este mundo junto a su padre cuando iban a bordo del submarino que implosionó en el viaje hacia las profundidades para observar en persona los restos del Titanic.

La familia ha declarado que el joven había expresado sus dudas sobre acompañar a su padre en la expedición y “no se sentía muy convencido” de acompañarlo en este viaje, esta información la dio una tía a los medios internacionales.

Su tía es Azmeh Dawood, la hermana mayor del millonario vicepresidente de la empresa Engro Corporation, dió declaraciones a la cadena NBC News afirmando que su sobrino le había dicho a un familiar que se sentía “aterrorizado” porque su padre quería que lo acompañara en esta experiencia de la empresa OceanGate Expeditions.

Esta experiencia se trataba de descender a unos 3.800 metros de profundidad en el norte del Océano Atlántico para observar el barco Titanic, hundido en el año 1912, su padre era fanático de la historia de este barco y siempre había deseado unirse en esta expedición.

 

Según afirma la tía del joven, el estudiante universitario de 19 años terminó decidiendo aceptar el viaje porque este coincidió con el fin de semana del Día del Padre y quería complacer a su padre, ya que este quería que le acompañara y siempre había sido un fanático de la historia del Titanic.

La tía emitió estas palabras:

“Pienso en mi sobrino Suleman ahí dentro, tal vez jadeando y ansioso… Para ser sincera, ha sido paralizante”, describió a su sobrino como un joven tranquilo y de buen corazón.

La mujer afirmó que en los últimos años había perdido el contacto directo con su hermano menor pero que el enterarse de esta triste noticia recordó el intenso amor que sentía por él. “Era mi hermanito pequeño”, dijo entre lágrimas, “Lo sostuve en brazos el día que llegó al mundo”.


Comparte con tus amigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *